Cómo elegir el mostrador ideal para tu establecimiento

Optica Vila-real

Cómo elegir el mostrador ideal para tu establecimiento

Dentro del conjunto del mobiliario comercial, el mostrador resulta la pieza clave. Encontramos un mostrador en cualquier tipo de negocio, ya sea en una tienda, en la recepción de una oficina o en un hotel. Para saber cuál es el más adecuado en cada ámbito y cuál se adapta mejor a nuestras necesidades, lo primero que tendremos que analizar es su funcionalidad.

Así, el mostrador deberá ser diseñado de acuerdo a unos criterios básicos de forma, integración con el ambiente interior, función y número de trabajadores que lo vayan a utilizar.

Debemos tener claro cuál va a ser el ámbito de aplicación y la función que va a desempeñar. Saber si va a estar destinado para atención al cliente, como punto de venta o como recepción de llamadas y tareas administrativas. De ello dependerá la disposición interior y el espacio libre de trabajo en cada caso.

Otros aspectos importantes son el diseño y la forma. Cualquier mostrador, sea cual sea su ámbito de aplicación, deberá integrarse completamente en el conjunto de mobiliario y decoración interior, creando un conjunto de muebles en un único espacio transmitiendo un ambiente agradable y de identidad de marca.

Para ello elegiremos la forma que mejor combine con el ambiente teniendo también en cuenta el espacio libre que tenemos. Podrá seguir la tendencia de líneas más rectas o curvadas. Puede estar al mismo tiempo sobre elevado mediante patas o descansando completamente en el suelo. De este aspecto dependerá la transmisión
de mayor o menor sensación de ligereza.

Ligado a la estética, elegiremos los materiales de acabado que mejor combinen con el diseño conjunto de nuestro espacio y determinaremos tanto la forma como el color. Para ello y dependiendo del espacio se elegirán, por ejemplo, colores más oscuros para ámbitos como joyerías, colores blancos para farmacias y tonos de maderas para recepciones.

También es de especial importancia el tipo de material utilizado existiendo un abanico muy amplio de maderas de diferentes acabados y aspectos. Otros posibles materiales combinables con la madera son el vidrio o la perfilería metálica, llegando a existir así multitud de diseños.

Por último, un criterio no menos importante es el número de trabajadores que van a utilizar el mostrador. De ello dependerá la talla del mostrador y, sobre todo, la disposición interior del mismo, así como el diseño del espacio libre de trabajo. No es lo mismo un mostrador de recepción que un mostrador para una tienda de calzado.

Con todos estos consejos estamos seguros de que la elección del próximo mostrador de tu negocio será mucho más fácil y sino es así ¡no dudes en contactarnos y te asesoraremos!